viernes, 2 de marzo de 2012

allways converse

Con la primavera... o  la primera luna como decían los antiguos, para quienes el año empezaba en este mes... (y no creais que no tiene su lógica, porque en realidad es cuando vuelve a florecer todo y de alguna manera empieza la vida en la naturaleza)... vuelve a mí el deseo de unas zapatillas converse.

¿Nunca habéis deseado tanto una prenda que nunca habéis terminado por decidiros?.. Pues esto es lo que me pasa a mí con estas míticas zapatillas, que cada vez que llega el buen tiempo me acuerdo de ellas y siento que las necesito, que no lograré llegar al verano sin ellas...

Pero entonces,las miro y las remiro en los escaparates de las zapaterías...pienso... repienso.. y nunca me decido... Que si quizá no las necesito tanto...; que tal vez puedo comprar otras que se le parezcan..; que si pasarán de moda, aunque esté más que demostrado que son un clásico..; que si zapatilla o bota...; que no sé qué color...; que si .... miles de pensamientos peregrinos que me abandonan en cuanto llegan las sandalias... ¿pero... y  mientras? 

Pues mientras, me paso una primavera más en bailarinas.





Y vosotras, ¿ya tenéis la vuestra?


BESOS!!

1 comentario:

Beatriz Canto dijo...

Reconozco que no soy mucho de converse aunque tengo unas rositas que me pongo a veces con vaqueros y trench y voy super comoda

besis!!